como-contratar-un-desarrollador-web

Consejos para contratar un desarrollador web responsable (freelancer)

Encontrar o ser un desarrollador web responsable no es difícil. Muchos de los problemas entre clientes y proveedores pueden evitarse si se consideran algunos detalles de los que voy a explicar a continuación. Muchas veces en el proceso de contratación, tanto clientes como proveedores cometen errores muy comunes, que acabarán en una mala relación del cliente con su proveedor.

Es muy común en este rubro oír de los clientes y colegas, los problemas por los que una página web no se pudo completar. Unas veces es el cuento del desarrollador ladrón y estafador y otras veces el cliente tramposo y explotador.

Muchas veces el problema no es que el proveedor sea un estafador o un ladrón sino que es un novato; con buena voluntad, pero novato al fin … Y el cliente, que conoce de personas y negocios, pero no de páginas web o marketing, puede ver la buena voluntad en los ojos de su entrevistado, pero nunca podrá prever si él posee la experiencia y el profesionalismo necesario para atenderlo exitosamente.

3 Formas muy comunes de decepcionar a un cliente

El consejo principal para todos los casos es NO SUPONER NADA. Dicho esto aquí van casos muy comunes y si no me creen le pueden preguntar a cualquiera que tenga años en este negocio.

1.- El desarrollador web que en sus inicios, necesita crear un portafolio.

Por adquirir experiencia y tener un portafolio se comete el error de ofrecer un servicio por un precio mucho menor al del  mercado y luego, al darse cuenta que no es un negocio rentable, comienzan a aparecer los límites (nunca antes mencionados) y alargar los tiempos de entrega. Esto finalmente conlleva a problemas, muchas veces irreconciliables con el cliente.

Consejo: Hay proveedores con poca experiencia en ventas, pero que hacen excelente su trabajo. Acá lo importante es definir bien el alcance, por parte del cliente explicar bien lo que desea y por parte del proveedor hacer todas las preguntas y no suponer nada.

  • Si eres el cliente pide varias propuestas, y si ves diferencias muy notables en el los precios, no tomes la propuesta más barata, es muy probable que quien te ha dado ese precio no ha calculado bien el alcance real del proyecto. Otra posibilidad es que no tiene ni idea de que es lo que estás solicitando. Asegúrate siempre de explicar todos los pormenores y detalles de tu encargo.
  • Si eres el proveedor pregúntate ¿por qué tu competencia cobra más caro? tal vez se te pasa algo por alto, ¿cuáles son los factores que pueden encarecer o retrasar el proyecto, y que costo tendría?. Si tuvieras una complicación y necesitases contratar más personal o buscar ayuda de un tercero considéralo en el presupuesto. Una alternativa para cubrirte de un “se me olvido que esto va así” es dejar muy en claro que el alcance de tu proyecto está basado en base a la información que te ha proporcionado el cliente y en caso de que este solicite nuevos cambios o cosas adicionales por no haberse explicado correctamente al inicio, los gastos corren por su cuenta.
Recomendado:   Marketing y usabilidad se dan la mano para fidelizar usuarios

2.- El proveedor sin experiencia no delimita su servicio

No establecer límites y responsabilidades, deja huecos de interpretación en los presupuestos, que muchas veces los clientes, en ignorancia de la naturaleza de este trabajo, interpretan a su favor. Ese ejemplo es un caso MUY común (más de lo que te puedas imaginar):

Proveedor: Señora, por favor envíenos el texto de la página web.
Cliente: ¿Qué? ¿Cómo es eso?, ¡yo pensé que eso lo hacían ustedes!
Proveedor:  Señora! pero.. es su empresa. Usted es la que sabe qué hace su empresa, nosotros podemos revisar el texto y corregir cosas de redacción y ortografía, pero el texto debe venir de Usted.
Cliente: Búscalo en Google.
Proveedor: ¿QUE? ¿como así?
Cliente: ¡Yo no se!, ¡Ustedes me ofrecieron una página web y en ningún lado dice que yo tengo que enviarles el texto! Ustedes tienen que resolver eso.

En todos los años que tenemos en este negocio hemos visto infinitas anécdotas de casos similares. Todas debido a que no se definido de forma explícita todo lo que NO incluye el servicio.

Consejo:

  • Si eres el cliente; Tú eres el que debe proveer SIEMPRE la información que irá en tu página web al proveedor. El proveedor puede que si se lo pides lo haga, pero eso no beneficia a tu página web.
  • Si eres el proveedor deja claro cuáles son las responsabilidades del cliente y cuáles son las tuyas. Los clientes no saben nada de tu trabajo, si no les dices desde un inicio, luego el que queda mal eres tu.

Muchos clientes no saben absolutamente nada de Marketing Digital, informática, diseño web, etc. (y no tienen porqué saberlo), es parte de nuestro trabajo guiarlos e informarles.

Recomendado:   Psicología de proyectos: la ansiedad del cliente

3.- Proveedor novato pero talentoso, que no sabe delegar.

Cuando se corre la voz que alguien es muy bueno en algo y empieza a llover el trabajo, si esta persona no sabe delegar, no puede hacer crecer a su empresa (que es una sola persona y normalmente no está legalmente conformada) y comienza a quedar mal a los clientes.

Tal cual como pasa con los albañiles, mecánicos, etc., el proveedor amateur de páginas web es un autoempleado que muchas veces trabaja solo.  En sus primeros años de trabajo, el proveedor talentoso y novato ofrece un buen servicio a bajo costo, lo que hace que su cantidad de clientes crezcan, acumulando una cantidad de trabajo que abruma.

Es el momento de crecer, de delegar, de sub-contratar… pero ese es un paso, MUY, MUY difícil y la mayoría de ellos no lo logra, quedándole mal a la mayoría de sus clientes.

Consejo:

  • Si eres el cliente;
    • En este caso el contrato por escrito es la mejor manera de solucionar estos inconvenientes. Trabajar bajo contrato permite definir las cláusulas que regirán la contratación. De esta manera en caso de incumplimiento por tiempo o irresponsabilidad del proveedor en cliente puede actuar legalmente en caso de que no se cumplan las cláusulas. Si hay un contrato de por medio en el 99.99% de los casos el proveedor cumplirá para evitar problemas legales.
    • Si no hay contrato. Ten una reunión con tu proveedor (llamada o presencial). Presionarlo y exigirle que entregue ya, lo que va a ocasionar es que se estrese más y no atienda tus llamadas o que te deje en visto, lo cual no es bueno para tí. En lugar de exigirle, hazle saber que valoras su trabajo y esfuerzo, pero que en este momento necesitas una solución, y evalúen entre ambos la posibilidad de buscar ayuda contratando a otra persona o que entregue el proyecto hasta donde está, para que otro lo pueda terminar. Dile que tu lo entiendes y que prefieres mantenerte en buenos términos con él, así de esta manera él se ocupará en la solución en vez de esquivar tus reclamos.
  • Si eres quien ofrece el servicio, No seas gilipollas, DELEGA o aprende a decir que NO. Ok en serio, si tienes mucho trabajo recuerda lo difícil que fue ganarse la confianza de la gente al principio. Una vez que tus clientes pierdan la confianza en tí será mucho más difícil recuperarla que al inicio, tal vez no vuelvan a confiar más nunca en tí.
    Si ya tienes mucho trabajo no se sobrecargues di que no puedes hacerlo en este momento, si el cliente desea trabajar contigo sabrá esperar. Si no sabes decir que no ver al psicólogo, para que te enseñe a controlar el impulso de decir que si a todo el mundo.
Recomendado:   3 Formas Infalibles de espantar clientes con una página web

La forma más común de equivocarse buscando un desarrollador web

¿Te ha pasado, que te recomiendan al sobrino de la vecina que sabe hacer páginas web baratas? O cuando alguien te dice tengo un amigo en el trabajo que hace freelance.

Conseguir un desarrollador Freelance no es mala idea sobre todo si esta trabaja en una Agencia donde probablemente te cobran 5 veces más por el mismo trabajo. El problema está cuando eliges al freelancer equivocado.

Esto pasa cuando en vez de elegir al “responsable desarrollador web que trabaja en la agencia” contratas al “desarrollador amateur” que da prioridad a compromisos personales antes que los compromisos con sus clientes. El proveedor amateur probablemente tenga otro trabajo, y está haciendo “esto de las páginas web” como otra entrada “extra”. Cuando al proveedor amateur en su vida personal o laboral le presionan, lo primero que dejan de lado es… tu página web.

Consejo:

  • Asegúrate de que contratar a alguien que se dedica a esto todo el tiempo y que no es algo ocasional.  Pídele referencias de trabajos o portafolio, si es una persona responsable, seguramente tiene otros trabajos que mostrar. Si ya trabaja en una agencia de marketing o diseño web es una buena señal.
  • Define un plan de trabajo, tiempos de entrega y de ser posible que te haga una propuesta por escrito.
  • Si quieres un trabajo bien hecho, nunca contrates una adolescente o el sobrinity manager, y si lo haces, empieza con pequeñas responsabilidades. Si te queda mal toda la responsabilidad es solo tuya, no culpes al resto de los desarrolladores web.

¿Y entonces cómo hago?

La mejor forma (tampoco es 100% infalible, obviamente) de asegurar que su trabajo será realizado exitosamente es investigar la reputación de su proveedor, preguntando a los clientes anteriores acerca del desempeño, la responsabilidad y profesionalismo del mismo.

Participa con Facebook
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrollos Creativos